• sáb. Jun 22nd, 2024

ALTASIERRA DOCUMENTALES

Recorremos el país, rescatando historias y leyendas...

LA ESTANCIA JESUÍTICA DE JESÚS MARÍA

La Estancia Jesuítica de Jesús María fue un enclave histórico de gran importancia durante la época colonial en América Latina. En este lugar, los misioneros jesuitas desplegaron su incansable labor evangelizadora y educativa, dejando una profunda huella en la región.

Los misioneros jesuitas, parte de la Compañía de Jesús fundada por Ignacio de Loyola en el siglo XVI, llegaron a América con el propósito de llevar la palabra de Dios a los indígenas y contribuir al desarrollo social y cultural de las comunidades locales. Su enfoque se basaba en la educación, la conversión al cristianismo y la formación de comunidades autosuficientes.

En la Estancia Jesuítica de Jesús María, los jesuitas establecieron una comunidad próspera que funcionaba como un centro educativo y de producción agrícola. Aquí, los misioneros se dedicaron a enseñar a los indígenas diversas disciplinas, como la agricultura, la ganadería, la albañilería y la música. Además, promovieron la creación de talleres artesanales donde se elaboraban productos de calidad.

La labor de los misioneros jesuitas no se limitaba solo a la educación y la producción. También desempeñaban un papel fundamental como intermediarios entre los indígenas y las autoridades coloniales, protegiendo los derechos de las comunidades locales y defendiendo su autonomía frente a los abusos y la explotación.

Sin embargo, la influencia y el poder de los jesuitas despertaron suspicacias y envidias en diversos sectores de la sociedad. Esto llevó a que, en 1767, el rey Carlos III de España ordenara la expulsión de la Compañía de Jesús de todos los territorios bajo su dominio. La Estancia Jesuítica de Jesús María fue afectada por esta medida, y los jesuitas se vieron obligados a abandonarla.

A pesar de su partida forzada, el legado dejado por los misioneros jesuitas perdura hasta nuestros días. La arquitectura imponente de la estancia, la calidad de su arte y la influencia en la educación y la producción agrícola son testimonios tangibles de su dedicación y compromiso.

La Estancia Jesuítica de Jesús María se convierte, así, en un recordatorio tangible de la vida de los misioneros jesuitas en esta región. Su espíritu emprendedor, su dedicación a la educación y su labor evangelizadora han dejado una marca indeleble en la historia y la cultura local. Al visitar este lugar, nos adentramos en un pasado fascinante y nos acercamos a la vida de aquellos valientes hombres que, con sus acciones, buscaron forjar un futuro mejor para las comunidades que servían.

Recorremos la Estancia Jesús María en vídeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *